Divorcio ¿cómo afecta a tu negocio?

Divorcio ¿cómo afecta a tu negocio?

Que cada vez menos parejas pasan por el altar es una realidad plausible, tanto o más, que el hecho de que darse el ‘sí, quiero’ para firmar posteriormente un acuerdo de divorcio tiene implicaciones para los negocios familiares. Aunque cada separación es diferente, lo cierto es que los problemas, en términos de repartos y obligaciones empresariales suelen ser comunes y estar vinculados a aspectos tales como la constitución de la empresa o el régimen bajo el que los cónyuges sellaron su unión.  

España tiene el dudoso honor de estar entre los países europeos con mayor índice de divorcio. De hecho, según el informe Evolución de la Familia en España 2019 del Instituto de Política Familiar, se produce un divorcio cada cinco minutos. Las cifras invitan a pensar en adoptar un acitud pragmática de cara a la actividad de pymes, empresas y autónomos, una tarea en la que el equipo de expertos de Tefico Asesores, asesoría de referencia en el Corredor del Henares, puede ayudarte.  

Cada divorcio plantea un escenario diferente pero, en líneas generales, existen dos elementos comunes que pueden ayudar a dilucidar el futuro del negocio en cuestión cuando llega el momento de la ruptura: la fecha de constitución de la empresa y el régimen del matrimonio (ganaciales o separación de bienes). A partir de ahí, son tres los escenarios comunes que pueden plantearse: 

  • Negocio puesto en marcha por uno de los cónyuges en régimen de gananciales: En estos casos, una vez acordados otras cuestiones como bienes del matrimonio, custodia de los hijos y similares, llegará el momento de abordar el proceso de liquidación del régimen económico matrimonial que, en este caso, afecta directamente a la empresa. El negocio deberá repartirse al 50% ya sea traspasando el negocio a un tercero o quedándoselo uno de los cónyuges y compensando al otro por la parte correspondiente.  
  • Negocio propiedad de uno de los miembros de la pareja antes de casarse en gananciales: Aquí la titularidad del negocio está clara y es que, incluso en caso de que se produzca un divorcio, la empresa en cuestión está considerada un bien privativo y, en consecuencia, siempre volverá al propietario original. No obstante, sí que será necesario el reparto al 50% de los ingresos obtenidos en el negocio hasta el momento de la separación.  
  • Negocio puesto en marcha por uno de los cónyuges casados en separación de bienes: Si solo uno de los miembros de la pareja montó el negocio, una vez concluya la relación no hay mayor problema. El escenario, no obstante, está sujeto a ciertas consideraciones en el caso de que fuera el matrimonio en común el que pusiera en marcha la empresa. En estos casos, habrá de repartirse en función de las participaciones de cada uno. 

Como en todo, existen singularidades que pueden complicar los procedimientos más allá de los supuestos más habituales. Si uno de los cónyuges renunció a su actividad para el cuiado de los hijos, por ejemplo, podría darse el caso de que reclame una compensación, incluso, si el matrimonio está en régimen de separación de bienes o en gananciales constituido antes del enlace.  

Contar con un asesoramiento legal especializado puede ayudar a clarificar el reparto llegado el momento y en Tefico Asesores contamos con los mejores expertos. Contacta con nuestro equipo. 

 

Reteled Posts

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.