Hacienda empieza a revisar las deducciones por alquiler de los arrendadores de 2010

Hacienda empieza a revisar las deducciones por alquiler de los arrendadores de 2010

Hacienda ya no descansa en agosto. Inspecciones en la deducción por alquiler de los arrendadores de 2010 o la notificación electrónica han terminado con este, antes extendido, letargo estival.

Deducciones por alquiler

Hacienda inspecciona las deducciones por alquiler de 2010

Atrás, muy atrás, quedaron aquellas películas en blanco y negro en las que se rememoraban las largas caravanas de huida hacia la costa, con los maleteros a rebosar, en pleno agosto. También el gesto de los comercios al colgar tras los escaparates el cartelito de ‘Cerrado por vacaciones. Volvemos el 1 de septiembre’. Eso, ahora, es historia.

Con la Administración, asesorías como Tefico han dicho adiós a ese pequeño lujo de despedirse hasta septiembre llegado el mes del verano por excelencia. El departamento de Laboral era el único que quedaba ‘de guardia’. Su ritmo no bajaba, así que ellos, y su amabilidad, se encargaban de guardar avisos y llamadas hasta el retorno de Fiscal.

Si disfrutó de deducciones por alquiler en 2010, Hacienda podría requerir su documentación

Una de las acciones más relevantes que este año impide que una asesoría fiscal desconecte en agosto tiene que ver con la campaña del alquiler en la que Administración está inmersa. Y es que Hacienda ya ha empezado a contactar con los arrendadores que disfrutaron de deducciones por alquiler en el ejercicio de 2010. Comprobar que se cumplían los requisitos para disfrutar de estas reducciones antes de que prescriba es el cometido.

En el año 2010 el arrendador podía deducirse el 100%. Pero había que cumplir unos requisitos: que el arrendatario fuera menor de 30 años y hubiera obtenido durante el año fiscal unos determinados rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. Se dieron casos en los que hubo arrendadores que por beneficiarse de esta deducción hicieron el contrato de alquiler al hijo, en lugar de los a los padres, cuando éste no tenía ingresos y por tanto no cumplía con la normativa.

Hasta la Renta del año que viene Hacienda puede requerir esta información. Por este motivo es más que recomendable que los propietarios de una vivienda en alquiler conserven y no destruyan toda la documentación, contratos e información precisa de aquel ejercicio. Y es que el contribuyente tiende a pensar que ya han pasado los cuatro años de plazo y que ya Hacienda no les puede reclamar por algo que ha prescrito. Sin embargo, el ejercicio de 2010 se declaró en 2011, por lo que ese plazo no se cumple hasta la Renta de 2016.

Con la notificación electrónica, siempre en alerta

Con las notificaciones electrónicas, cerrar una empresa en agosto es arriesgarse a que Hacienda llame a la puerta –del buzón electrónico de notificaciones– y no haya nadie para recibirla. Entonces, puede que el merecido descanso termine en la desagradable sorpresa por no haber atendido a la Administración. Y sin opción, además, a recurrir por estar fuera de plazo. Y es que hay un amplio colectivo de contribuyentes que están obligados a recibir comunicaciones y notificaciones electrónicas de la Agencia tributaria.

No leer una notificación depositada en el buzón electrónico hoy tiene las mimas consecuencias que rechazar una notificación en papel. Así, sus efectos legales empiezan a funcionar desde que se accede al contenido notificado o pasado el plazo de diez días naturales desde que se deposita en este buzón. Algo que no da mucho ‘cuartelillo’ ni a empresas ni a asesorías.

También es verdad que la Agencia Tributaria no es implacable. Y es que el contribuyente puede elegir 30 días al año, y no tienen por qué ser consecutivos, para que la Administración nos dé tregua, o vacaciones. Saber elegir bien esos días de cortesía puede librarnos de algún que otro susto.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.