Prestación extraordinaria por cese de actividad e IRPF

Prestación extraordinaria por cese de actividad e IRPF

Las ayudas puestas en marcha a raíz de la pandemia (y de las consiguientes dificultades por las que han atravesado miles de negocios) han ayudado en parte a paliar la situación de empresas y autónomos. Pero debemos tener en cuenta que algunas de estas ayudas, como la prestación extraordinaria por cese de actividad, están sujetas a impuestos, y deberemos tributar por ellas si no queremos enfrentarnos a una sanción.

Concretamente, la prestación extraordinaria por cese de actividad debe incluirse en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). No conviene olvidarse y pensar que podemos disponer de la totalidad de la prestación, si no queremos encontrarnos con una sorpresa en la campaña de la Renta del próximo año.

La obligación de tributar por esta ayuda afectará a los más de 1,4 millones de autónomos que han percibido la prestación por cese de actividad. Aunque no todos notarán una gran repercusión en el resultado de su declaración. En muchos casos, las pérdidas sufridas en este ejercicio compensarán este ingreso; pero no será así si hemos conseguido remontar la actividad y los ingresos en la parte final del año.

 

Cómo tributa la prestación extraordinaria por cese de actividad

Pese a que en la declaración de la Renta los autónomos incluyen sus ingresos como rendimientos de actividades económicas, en este caso la prestación extraordinaria por cese de actividad deberán incluirla como rendimientos del trabajo, como ocurre con los salarios de los trabajadores por cuenta ajena, las prestaciones por desempleo o las incapacidades temporales.

Esto es así porque, aunque la prestación viene a cubrir la falta de actividad económica del autónomo, no se considera un ingreso inherente a la misma. Al tratarse de rendimientos del trabajo, las retenciones se calculan de manera progresiva (por tramos).

Al no tratarse de un ingreso procedente de una actividad económica no se debe incluir en la declaración trimestral IRPF (modelo 130), sino que tendremos que incluir la totalidad de la prestación percibida este año en la próxima declaración de la Renta; como decimos, como rendimiento del trabajo.

 

Sanciones por no incluir la prestación por cese de actividad en la declaración de la Renta

A no ser que finalmente el Gobierno modifique la normativa para que la prestación extraordinaria por cese de actividad quede exenta del IRPF, no declararla en la próxima Renta podría suponer la apertura de un expediente sancionador por parte de la Agencia Tributaria, ya que no declarar voluntariamente un ingreso es sancionable, aunque desconozcamos la obligación de hacerlo.

Las sanciones oscilan entre el 50% y el 150% de la cuota no declarada, en función de su gravedad, que se determinará teniendo en cuenta si ha existido o no ocultación, si la cuota no declarada supera o no los 3.000 euros, si se han utilizado documentos falsos y si se han cometido infracciones tributarias anteriores entre otras cuestiones.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.