Prolongación de los ERTE hasta el 30 de junio y reincorporación parcial a la actividad

Prolongación de los ERTE hasta el 30 de junio y reincorporación parcial a la actividad

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de fuerza mayor derivados del Covid-19 ya no están condicionados al estado de alarma y a sus prórrogas, y podrán ampliarse, por ahora, hasta el 30 de junio, aunque el Gobierno estudiará la posibilidad de prorrogarlos más allá de esa fecha.

Este es uno de los cambios que incluye el Real Decreto aprobado hoy por el Consejo de Ministros, que distingue los ERTE de fuerza mayor totales (sin reinicio de la actividad) de los ERTE de fuerza mayor parciales(recuperación de parte de la actividad); en este último caso, se primarán los ajustes vía reducción de jornada a la hora de reincorporar trabajadores a la actividad.

De este modo, por un lado, en las empresas en ERTE de fuerza mayor total se mantienen las exoneraciones en el pago de las cotizaciones de los trabajadores, del 100% para las empresas de menos de 50 trabajadores y del 75% para aquellos negocios de más de 50 empleados.

Por otro lado, en las empresas que finalizan el ERTE de forma parcial, en el caso de los trabajadores a los que la empresa reincorpore a la actividad las exoneraciones serán del 85% en el mes de mayo y del 70% en junio, para las empresas de menos de 50 trabajadores; y del 60% en mayo y el 45% en junio para aquellos negocios de más de 50 empleados.

También en relación a las empresas en ERTE parcial, en cuanto a los trabajadores que todavía no se reincorporen a la actividad y continúen con su contrato suspendido la empresa obtendrá una exoneración del 60% en mayo y el 45% en junio si tiene menos de 50 empleados; y del 45% en mayo y el 30% en junio para las compañías de más de 50 trabajadores.

El texto señala que las prestaciones por desempleo asociadas a los ERTE se mantendrán hasta el 30 de junio, salvo las de los fijos-discontinuos, que serán de aplicación hasta el 31 de diciembre.

 

Compromiso de mantenimiento de empleo en los ERTE de fuerza mayor

En el caso de los ERTE de fuerza mayor derivados del COVID-19, la empresa deberá mantener durante seis meses el empleo de los trabajadores afectados por la suspensión, que empezarán a contar desde la reincorporación del empleado.

En caso de incumplimiento de esta cláusula la compañía deberá devolver todas las exoneraciones de las que haya disfrutado, a los que se sumarán los recargos e intereses de demora. Como excepciones, la cláusula no se considerará incumplida en los casos de dimisión, despido disciplinario procedente, fallecimiento, jubilación, incapacidad total, incapacidad absoluta, gran invalidez o extinción de contrato temporal por fin de obra o por finalizar su vigencia.

Además, el compromiso de mantenimiento del empleo no será de aplicación en el caso de las empresas en riesgo de entrar en concurso de acreedores, según lo establecido en la Ley Concursal.

Asimismo, como modificación al decreto del mes de marzo que regulaba los ERTE por fuerza mayor, la nueva normativa señala que en lo referente al compromiso en el mantenimiento del empleo «se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable, teniendo en cuenta, en particular, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo«.

 

Limitaciones a los ERTE de fuerza mayor

Las empresas y entidades con sede en paraísos fiscales no podrán acogerse a los ERTE de fuerza mayor.

Otra de las novedades radica en que las empresas que hayan hecho un ERTE de fuerza mayor no podrán repartir dividendos en el año fiscal del ajuste, salvo “si devuelven la parte correspondiente a la exoneración de cuotas de la Seguridad Social”, con la excepción de las compañías que a fecha de 29 de febrero tenían menos de 50 trabajadores.

 

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.